Cargando....

Descansa

Gracias a Teresa Velasco por su ayuda con la traducción de esta Una Sola Cosa.

                                                                                                                     

Descansa

 

Una Sola Cosa





Una Sola Cosa (Just One Thing) es el boletín gratuito que sugiere una práctica simple cada semana que te aportará más alegría, relaciones más  armoniosas y mayor paz mental.


 Una cosa pequeña que se repite cada día va sumando fuerza y produce grandes resultados.
Una sola cosa que podría cambiar tu vida.
(© Rick Hanson, 2010, traducido y publicado aquí por Gonzalo Brito, con permiso del autor)

Find me on 
Facebook





 Este boletín es escrito por Rick Hanson, Ph.D., neuropsicólogo, fundador del Instituto Wellspring para la Neurociencia y la Sabiduría Contemplativa,  y  es colaborador para el Hufftington Post y para Psychology Today.com



Libro del Autor:· 
Buddha's Brain: The Practical Neuroscience of Happiness, Love, and Wisdom - Escrito junto al neurólogo Richard Mendius, M.D., y con un prefacio de Daniel Siegel, M.D. y prólogo de Jack Kornfield, Ph.D., contiene numerosas maneras efectivas de usar tu mente para cambiar tu cerebro y beneficiar tu ser completo.



¿Ocupado, ocupado?


La Práctica

 

Descansa

¿Por qué?


Esta práctica es definitivamente un ejemplo de enseñar algo que necesitas aprender: he estado trabajando en un montón de tareas últimamente con pocas oportunidades de descansar. (Me consuelo pensando que el montón disminuye bastante más rápido que lo que se llena con nuevas tareas)

A veces puedes realmente sentir lo que debes hacer al darte cuenta qué te pasa cuando no lo haces. “No lo hagas” eso es: anda más despacio, rebobina, recarga, levanta los pies, sácate una carga, sencillamente cálmate. Cuando no descansas, te desgastas, te agobias y comienzas a correr sin sentido. Así no sirves mucho para ti ni para los otros.

Pero cuando descansas tienes más energías, más claridad mental, resiliencia para las cosas difíciles, paciencia y un sentimiento de cuidado hacia los otros.

Le prometí a mi esposa que esta sería la Una Sola Cosa más rápida que he escrito ¡Porque necesito descansar!

Y tú también. 



¿Cómo?


Sé sincero contigo respecto a la cantidad de tiempo que realmente descansas- fuera de dormir-: No cumplir nada, no planificar nada, no ir a ninguna parte. El tiempo en que no haces absolutamente nada, con una sensación de relajo y calma. Sin estrés, sin presión, nada que te pese en el trasfondo de tu mente. Sin sentido de cosas inconclusas. Totalmente en reposo.

Probablemente muy poco tiempo, si eres como yo.

También reconoce en ti cualquier creencia o temores poco razonables  acerca del descanso. Por ejemplo, que si descansas vas a perder tu ventaja, las cosas se van a caer a pedazos, vas a desilusionar a las personas, o que otros te juzgarán.

Imagina ahora un amigo amable, sabio y sin miedo mirando sobre tu hombro y sabiendo lo poco que descansas y tus “razones” para no descansar más. ¿Qué te diría? Igualmente escucha lo que dice tu voz interior sobre ti y el  descanso. ¿Qué te dice esa voz suave y tranquila?

Imagina el beneficio para ti y los demás si escuchas el apoyo y sabiduría de tu querido amigo y tu ser interior.

Luego comprométete con lo que te hace sentido y organiza tu agenda en una dirección más relajada, rehusando agregar más tareas a tu propio montón, tomando más pausas, o simplemente ayudando a tu mente a estar menos ocupada con el cotorreo, con quejas sobre ti y los otros, o con luchas internas.

Por ejemplo:

Cuando recién despiertes, trae a tu mente tu propósito fundamental en la vida, cualquiera que sea, y descansa en tu sensación corporal de este propósito, entregándote a él, como descansando en la corriente cálida y arrulladora de un gran río.

Durante las horas de comida detente por medio minuto antes de empezar a comer.

Toma conciencia de aquel pequeño espacio entre el final de una inhalación y el comienzo de una exhalación (o viceversa). Cada día, de tiempo en tiempo, presta atención a ese espacio y descansa en él.

Cuando termines una tarea, descansa por unos segundos o más antes de comenzar la siguiente.

Prométete tomar un minuto o más cada día para sentarte en silencio y permanecer presente contigo mientras no haces nada. (Esto es un tipo fundamental  de meditación)

Cada día ten horas establecidas para no hacer nada – no estar haciendo nada y no estar disponible para nadie.

Entrena tu mente en descansar al menos en forma ocasional. Di a ti mismo que puedes preocuparte/ solucionar un problema/refunfuñar más tarde.

 El cerebro/mente es como un músculo (por ejemplo, al usar la fuerza de voluntad consumes glucosa extra tal como cuando levantas pesas) y necesita dejar de trabajar en algún momento para reponerse y reconstruirse.

Y cuando descanses, sumérgete en sus placeres, sus recompensas… y siéntelas hundiéndose en ti, como una lluvia cálida cayendo en suelo sediento.